MATRIMONIO

La esposa de Carlyle, historiador y filósofo inglés, perdió en una ocasión la paciencia porque tuvo que estar toda la noche junto al horno y a pesar de todo, el pan que preparaba para su marido no se tostaba bien. “¡Que tenga yo que ocuparme en trabajo tan insignifican­te!” Mas enseguida tomó mejor consejo: “Pero Benvenuto Cellini ¿no tuvo que velar toda la noche, cuando estaba en el horno preparando su famosa estatua de Perseo? Y ¿Qué diferencia hay entre Cellini que vigila su estatua en el horno y la mujer que tuesta pan para su marido?”.

 

Share

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *