MATRIMONIO / VALOR

Pío X al ser nombrado Obispo, recibió entre otros regalos, el anillo pastoral. Lo enseñó a su madre, diciéndole: “Mira madre, qué anillo más hermoso he recibido”. Era un anillo con brillantes, regalo del seminario de Treviso. Su madre acarició el anillo con mano temblorosa y enseñándole otro, sencillo, aunque de oro, el anillo de bodas, le dijo: “Mira hijo, sin éste no tendrías tú ahora el anillo episcopal”. Y el futuro Papa besó con amor profundo a su sencilla madre, encanecida por los años.

 

Share

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *