GOTAS DE ESPERANZA

.   Eran tres jóvenes recién salidas del colegio de monjas en que habían sido educadas. Se lanzaron al vértigo del mundo ansiosas de diversiones…

 

Eran jóvenes todavía. Un día las tres amigas tuvieron una tentación perversa y sucumbieron. No habían perdido todavía la fe, y prometieron confesarse de ello el día de la Purísima, que estaba próximo. Al día siguiente decidieron ir a una ciudad a divertirse y se dieron cita en la estación. Litigaron dos, la otra no pudo.

Se reían mucho las viajeras; se quedaba triste su amiga. Fue ésta a confesarse inmediatamente, la que no había llegado a tiempo de tomar el tren.

Dios me ha sacado del infierno, padre —dijo llorosa y compungida;

Entre tanto, allá lejos estaban los cadáveres de sus dos amigas, muertas por un accidente en el tren.

Share

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *