TENACIDAD EN LA DIFICULTAD

El gran pintor húngaro, Benezur, tiene un cuadro que despierta gran interés: un mar alborotado azota una frágil barca; y hay hombres robustos que se esfuerzan por volcarla. En la barca un hombre solitario empuña el remo y decidido resiste la tem­pestad. La inscripción de este cuadro es la siguiente: ¡Hombre, lucha!

 

El Joven y Cristo, pag.199 Tihàmer Toth,

Editorial latino Americana.

 

Share

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *