ORACION: FUERZA

Un trasatlántico encontró una vez en su camino un huracán, Y como todo buque iba seguido de una nube de golondrinas de mar. El barcos se oponía tenazmente a las alas alborotadas, y, sin embargo, sentía el ímpetu del viento contrario; la máquina trabajaba, trepidaba, como temblando de fatiga, a pesar de lo cual lograba sólo avanzar muy poco. “¡Pobres golondrinas de mar!, dijo uno de los pasajeros. Nuestra máquina trabaja con no sé cuántos cientos o miles de caballos de fuerza, y no obstante, ¡Cuán poco avanza el navío en esta tempestad! ¿Qué intentáis, vosotras, con vuestras alas frágiles y vuestras pobres fuerzas? “

En esto se interrumpió súbitamente el hombre compasivo, y no sabía que podía hacer de puro espasmo. Las golondrinas de mar extendieron con gracia las alas, cabalgaron, como quien dice, sobre el viento furioso, y mientra los hombres, con el trabajo de la máquina y de la técnica, no lograban avanzar, las golondrinas de mar, se lanzaban gráciles como copos de nieve, porque sus pobres fuerzas les bastaban… con sus alas extendidas.

El barco significa el hombre que solo quiere adelantar a fuerza de su propio traba­jo. Las dos alas de Las golondrinas de mar las tienen los hombres que hacen oración.

El Joven y Cristo, pag.109 Tihàmer Toth,,  Editorial latino Americana.

Share

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *