ESPIRITU DE LUCHA

En la guerra mundial los granaderos alemanes asaltaron la trinchera del teniente francés Pericard. Y el teniente vio desespe­rado cómo iban quedando diezmados sus hombres; ya estaban útiles muy pocos; los demás estaban heridos o muertos. Enton­ces escapó de labios de Pericard un grito de desesperación: Debout les morts! ¡En pie los muertos!

El grito pareció un golpe de varilla mágica; los hombres del destacamento de Pericard y los de las líneas vecinas saltaron de las trincheras y rechazaron el ataque de una fuerza muy superior a la suya. Sea cual fuere la costumbre pecaminosa que tenga en prisiones tu alma, acuérdate: ¡en pie los muertos! Tú también puedes em­prender una nueva vida por muy triste que haya sido la pasada.

 

El Joven y Cristo, pag. 1 33 Tihàmer Toth,

Editorial Latino Americana.

Share

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *