DETERMINACION- IDEALES

César, siendo aún joven funcionario del imperio, se detuvo con admiración ante la estatua de Alejandro Magno, en España. Entonces nació en él el pensamiento de ser grande y célebre. Después movió en Roma una sangrienta reyerta para dar celebridad a su nombre.

 

El Joven y Cristo, pag.16 Tihàmer Toth,

Editorial latino Americana.

 

Share

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *