COMPENETRACION CON EL SUFRIMIENTO DE CRISTO

“Oh, Cristo abandonado! ¡Por qué no pude estar yo allí con mis francos!”– así exclamó Clodoveo, el rey de los francos, empuñando su espada al oír hablar por vez primera de la crucifixión del Señor. Su exclamación significa que si él hubiera estado allí no habría permitido que Jesús padeciera.

 

El Joven y Cristo, pag.175

Tihàmer Toth, Editorial latino Americana.

 

Share

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *