MARTIRIO POR CRISTO

Durante la revolución mexicana se quiso obligar a joven a que renegase a Cristo, mas él ratificó su fe.

Atado a la cola de un caballo, fue arrastrado por las calles, hasta que, sangrante y moribundo, fue a parar a la puerta de su casa.

Bajó su madre y, viendo agonizar a su hijo, le dijo:

– Hijo mío, recoge tus fuerzas y que tus últimas pa­labras sean una aclamación fervorosa a Cristo.

Y de los labios del joven salió un vibrante:

– ¡ Viva Cristo Rey !

Homenaje de su vida por Él hasta el sacrificio…

Seamos nosotros también testigos de Cristo en nuestra vida y nuestra muerte.

Share

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *