MARTIRIO / FECUNDIDAD

Un hermano lego tenía especial habilidad para ganar las almas para Dios. Le preguntaron de qué método se valía, y respondió con toda sencillez: “Por una palabra que hablo con los hombres, hablo cien con Dios”.

La eficacia de la oración se intensifica si va unida con el dolor y el sacrificio. Tertuliano supo expresar en una bella frase el fenómeno que se ha repetido innumerables veces en la historia de la Iglesia: “La sangre de los mártires es semilla de nuevos cristianos”.

Share

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *