MARTIRIO/ ELEGIR EL EVANGELIO Y NO LA GLORIA TERRENA

En los primeros siglos del cristianismo hubo un soldado romano, llamado Mario, que con su valentía incontrastable se ganó la “vitis militaris”. Esta condecoración llevaba anexo el derecho de poder pedir el primer puesto de capitán que estuviera vacante en la Legión. Mario solicitó este derecho en la primera ocasión, y fue nombrado capitán.

Pero he aquí que llegó otro soldado, enemigo de Mario y le delata como cristiano, indigno, por lo tanto, de ser ascendido al grado de capitán; a él, al denunciante, le pertenece tal puesto.

Preguntan a Mario. No lo niega.

– Soy cristiano.

Se le conceden tres horas para decidir.

Mario va al Obispo para preguntarle su parecer. El Obispo introduce al soldado en el templo, le quita la espada del cinto y, teniéndola con una mano, mientras coge con la otra el evangelio, le dice:

– Escoge entre ambos: entre la gloria militar y el evangelio. Entre la vida o la muerte.

El soldado escogió el evangelio. No esperó a que pasaran las tres horas, y se presentó ante el tribuno. Fue martirizado enseguida.

 

Share

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *