PRECIPITACION- CONSTANCIA

Durante la guerra mundial, los húsares, con su empuje característico y heroísmo incontrastable, se metían cabalgando, en los mismos nidos de las baterías ¡y morían!; pero no les gustaba estarse quietos sema­nas y semanas en las trincheras. Al final llegó a vencer el método de las trincheras. De la misma manera en la vida no se alcan­zan los éxitos a base de cabalgatas, con momentos de arranque, sino con diligente constancia durante años y lustros.

 

El Joven de carácter, pág. 130 Tihàmer Toth, Sociedad de Educación “Atenas”, S.A.

20a edición

 

Share

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *