FUERZA DE VOLUNTAD

Cuando Napoleón conquistaba países, uno tras otro, e imponía su yugo a los pueblos, le dijeron que los Alpes cortaban el camino a su ejército. Y él contestó con tranquilidad: «Entonces ¡fuera los Alpes!» Y en una región por donde antes no se podía dar un paso, trazó el célebre camino del Simplón.

 

El Joven de carácter, pág. 91 Tihàmer Toth, Sociedad de Educación “Atenas”, S.A.

 

20a edición

 

Share

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *