EXAMEN DE CONCIENCIA

El pagano Séneca escribe: «Tengo el hábito de examinarme cada día. Por la noche, al apagar las luces, repaso el día, y pongo en la balanza todas mis palabras y todas mis obras.»

Sólo quien se conoce puede mandarse a sí mismo, y ser dueño de sí. El conductor sólo domina la locomotora si la conoce hasta el último tornillo; y si sabe qué pre­sión resiste la caldera, cómo han de mane­jarse las válvulas, etc.

El joven de carácter, pág. 242 Tihàmer Tóth

Sociedad de Educación Atenas, S.A. 20a Edición

 

 

 

Share

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *