CONSAGRACION DE LA FAMILIA A LA VIRGEN MARIA

Ven María, entra y habita en esta casa que nosotros te ofrecemos y consagramos a ti. Se bienvenida: te recibimos con alegría de hijos. Somos sumamente indignos; pero tu eres tan bondadosa que gustosamente pones tu morada con tus hijos más indigentes.

Te acogemos con el mismo afecto con que Juan te recibió en su casa después de la muerte de Jesús. Distribuye entre cada uno de nosotros las gracias espirituales que necesitamos, como las llevaste a casa de Zacarias. Danos las gracias materiales, como obtuviste el cambio del agua en vino a los esposos de Caná.

Mantennos lejos del pecado. Se instrumento de luz, gozo y santificación como lo fuiste en la familia de Nazaret. Sé para nosotros Madre, Maestra y Reina, aumenta en nosotros la fe, la esperanza y el amor. Infúndenos el espíritu de oración.

Que Jesús, Camino, Verdad y Vida habite siempre en esta casa. Suscite las vocaciones sacerdotales y religiosas, entre nuestras familias. Que todos los miembros de esta familia nos reunamos en el cielo. Amén

Venerable P. Santiago Albertone

Share

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *